El hombre empezó a pintar hace 51.200 años, mucho antes de lo que se pensaba

Un nuevo sistema de datación retrasa 5.700 años la ejecución de las pinturas rupestres de Sulawesi, en Indonesia, las más antiguas del mundo

Un nuevo sistema de datación ha determinado que las pinturas rupestres de Sulawesi, Indonesia, se realizaron hace 51.200 años, convirtiéndolas en la más antiguas halladas nunca, y demostrando que el arte ha sido parte de la humanidad desde mucho antes de lo que se creía.

El arte figurativo no es un invento reciente: el ser humano empezó a pintar lo que le rodeaba hace, al menos, 51.200 años. Esto es lo que se desprende del informe que acaba de publicar la revista Nature basado en una nueva técnica de datación de arte rupestre. Firmado por los arqueólogos Adhi Agus Oktaviana y Maxime Aubert, el documento actualiza y avanza la fecha de creación de las pinturas de Sulawesi, en Indonesia, en 5.700 años, convirtiéndolas, así, en las más antiguas del mundo.

El conjunto pictórico, que representa tres figuras humanas interactuando con un jabalí salvaje, fue descubierto en la cueva de Leang Tedongnge, en un remoto valle de la mencionada isla indonesia, en 2017. En aquel momento, su antigüedad se estimó en, aproximadamente, 45.500 años. Para ello, se utilizó la técnica de datación de arte rupestre más extendida, el método por las series de uranio. Éste consiste en la toma de muestras de depósitos de calcita formados sobre este tipo de pinturas, midiendo después el decaimiento del isótopo del uranio en torio con el paso de los años y el agua. Al no ser soluble, el torio no penetra en los depósitos, razón por la cual medir la cantidad relativa de uranio y torio en los minerales puede revelar su edad y, por lo tanto, la antigüedad de pinturas rupestres.

Éste mismo método, junto al Carbono 14, ha permitido establecer que las más antiguas pinturas figurativas de Altamira, un caballo y tres manos, tienen entre 26.417 y 25.912 años. Mediante las series del uranio se ha podido así mismo determinar en 35.600 años antes de hoy la fecha de creación de un signo pintado en rojo en la conocida como Sala de Polícromos, donde se concentra la mayor parte de las manifestaciones. Entre estas últimas se incluyen, además, bisontes y ciervos, algunos de los cuales rebasan los dos metros de longitud. Descubiertas en 1879 por una niña de ocho años, las pinturas rupestres de Altamira fueron consideradas las más antiguas del mundo en su momento.

Sin embargo, investigaciones posteriores han revelado que determinadas formaciones rocosas más complejas podrían resultar en una datación errónea y demasiado tardía de pinturas mediante este método. Por esta razón, el equipo dirigido por Oktaviana y Aubert, descubridores de las pinturas de Sulawesi en 2017, decidió utilizar un sistema alternativo para establecer su antigüedad con mayor precisión. Mediante el escaneo de series de uranio utilizando la ablación láser, descubrieron que un primer conjunto de pinturas también presentes en la misma zona era, al menos, 4.000 años más antiguo de lo que se creía. A continuación, aplicaron la misma técnica para volver a datar las pinturas de Leang Tedongnge. Así, constataron que las tres figuras humanas y el jabalí salvaje en las paredes de esta recóndita cueva eran aproximadamente 5.700 años más antiguas de lo inicialmente estimado. Databan de 51.200 años antes de hoy y se convertían, así, en las pinturas rupestres figurativas más antiguas nunca halladas.

Las repercusiones de este estudio, y sus conclusiones, son importantes. En primer lugar, cuestionan la idea comúnmente aceptada de que el arte provisto de significado no se extendió hasta hace entre 14.000 y 11.000 años -el pleistoceno tardío-. Además, tal y como señalan Adhi Agus Oktaviana y Maxime Aubert, esta nueva técnica de datación de arte rupestre es más rápida, económica y menos invasiva que otras utilizadas hasta el momento, además de más exacta. «Creemos que en el futuro se seguirá descubriendo arte rupestre aún más antiguo en Wallacea, la región indonesia en la que se sitúa Sulawesi. Posiblemente de 65.000 años de antigüedad, e incluso más», ha afirmado Oktaviana.

Ambos investigadores destacan en su trabajo la importancia de Sulawesi a nivel arqueológico, una especie de ‘museo’ de arte rupestre en cuyas cuevas se han encontrado numerosas manifestaciones de este tipo. «Se trata de un lugar que te transporta a otro tiempo, también porque está enclavado en un valle en el que, cuando llegamos por primera vez, los agricultores Bugis locales nos dijeron que nunca habían visto una persona occidental. Es un lugar limpio, de aire puro, sin contaminación ni residuos, perfectamente preservado», añade Oktaviana.

Proporcionado por elmundo.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages