Los gruistas advierten de su alta siniestralidad laboral

Según los más recientes datos de 2021, fallecieron al menos 7 operarios de auxilio, lo que implica una tasa de mortalidad del 0,062%, superior al resto de sectores de la actividad económica.

La Alianza de Auxilio en Carretera tiene entre sus objetivos la reducción de la siniestralidad vial y la mejora de las condiciones de seguridad de los operarios de auxilio en carretera.

A escasos días de la V edición de la Feria Internacional de Rescate, Auxilio y Emergencias (FIRECA) que se celebrará del 6 al 8 de marzo en la FIBES de Sevilla, la Alianza de Auxilio en Carretera, entidad representativa del sector de auxilio en carretera, vuelve a llamar la atención de la sociedad y las autoridades responsables de la seguridad vial sobre la alta siniestralidad que implica la profesión de operario de auxilio en vías públicas y las deficiencias en las políticas públicas para reducir la misma por parte, principalmente, del Ministerio del Interior.

Los operarios de las empresas de auxilio en carretera trabajan en las carreteras para ayudar a los automovilistas que han sufrido de averías o siniestros, lo que les pone en riesgo de ser atropellados.

Según los más recientes datos de 2021, elaborados por REAC (la Red de Empresas de Auxilio en Carretera) fallecieron, al menos, 7 operarios de auxilio lo que implica una tasa de mortalidad del 0,062%, superior al resto de sectores de la actividad económica. Lamentablemente, no existen datos oficiales más confiables pues ningún organismo público se preocupa de estos sucesos. Desafortunadamente, cuando los operarios de auxilio en carretera resultan heridos o mueren en accidentes, las fuentes de datos más utilizadas en las investigaciones sobre seguridad vial no informan de manera confiable el hecho de que la víctima era un trabajador de la asistencia en carretera. Cuando son atropellados mientras trabajaban fuera de su vehículo, generalmente se los reporta simplemente como peatones, lo que los hace indistinguibles de otros peatones heridos o muertos en accidentes.

Estas circunstancias han sido denunciadas desde hace años por las asociaciones de empresas de auxilio en carretera sin merecer la atención de la Dirección General de Tráfico, obstaculizado de facto los esfuerzos anteriores para estudiar la seguridad de los operarios de asistencia en carretera. Además, se necesita investigación real para comprender las circunstancias de los accidentes que involucran a los operarios de la asistencia en carretera, para informar y priorizar los esfuerzos para protegerlos.

En todo caso, la Alianza de Auxilio en Carretera las siguientes recomendaciones:

  • Es necesario reforzar la conciencia pública y aumentar el cumplimiento de las leyes de reducción de velocidad y asegurar las zonas de operación o movimiento por parte de los conductores, así como dotar fondos para investigar los enfoques más eficaces para aumentar el cumplimiento del Protocolo de Auxilio en Carretera de la DGT.
  • Se necesita incrementar las actuales medidas para proteger a los operarios de auxilio en carretera, protegiendo a quienes se encuentran al borde de la carretera de ser atropellados o reduciendo la gravedad de cualquier impacto que pueda ocurrir. Se necesita investigación para determinar qué contramedidas son más efectivas y prácticas para satisfacer esta necesidad.
  • La formación de los operarios de auxilio debe enfatizar la importancia de evitar trabajar o permanecer en el lado del lugar del incidente que da al tráfico siempre que sea posible y minimizar el tiempo que se pasa en el lado del lugar del lugar que da al tráfico cuando no se puede evitar por completo, así como proporcionar estrategias sobre cómo hacerlo, especialmente en vías de alta velocidad.
  • Los formularios de informe de accidentes de las FFCCSE (Guardia Civil, Policías autonómicas y forales y policías locales) deben incluir campos de datos diseñados para informar si la víctima de un accidente era un operario de auxilio en carretera, así como se debería considerar recopilar información adicional en accidentes en los que los operarios de asistencia en carretera y otro personal de respuesta a emergencias son atropellados por vehículos, o al menos en aquellos que resultan en lesiones o muerte del trabajador.

En este aspecto de la siniestralidad, la Alianza de Auxilio en Carretera afrontará todos los retos destinados a la reducción de los accidentes de los operarios de grúa, tristemente fallecidos en los últimos años, interesando una aplicación real y efectiva del Protocolo de Auxilio en Carretera para la mayor seguridad de automovilistas y conductores de grúas, en los que la Alianza se apoya, junto con el uso de EPIs, colores llamativos en las grúas y rotativos y demás señalización de emergencia, para reducir estos riesgos para los operarios de auxilio en las vías públicas.

Proporcionado por fenadismer.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages