Investigación vincula el síndrome de La Habana con Rusia

Un grupo de medios analizó una serie de evidencias sobre este extraño fenómeno que ha afectado a decenas de diplomáticos, apuntando al uso de “armas de energía”.

Un exinvestigador militar de Estados Unidos cree que los incidentes de salud conocidos como el «síndrome de La Habana» fueron consecuencia de ataques por parte de Rusia. El informe, emitido el domingo por el programa 60 Minutes en Estados Unidos, es resultado de una investigación conjunta de la cadena CBS de televisión, el medio ruso The Insider, y la revista alemana Der Spiegel.

El teniente coronel retirado del Ejército Greg Edgreen, quien manejó la investigación del Pentágono en lo que oficialmente Estados Unidos describe como «incidentes de salud anómalos», dijo que los funcionarios afectados se han destacado en su desempeño y «de manera constante hubo un nexo ruso». Según el exmilitar, «ellos trabajaron contra Rusia, enfocados en Rusia, y lo hicieron extremadamente bien».

Más de 200 diplomáticos estadounidenses y familiares destinados a diferentes países han padecido síntomas del llamado «síndrome de La Habana”, que se detectó por primera vez en la capital cubana en 2016 y se manifestaría con mareos, náuseas, problemas auditivos o migrañas. Hace algo más de un año, la inteligencia de Estados Unidos concluyó que era «muy improbable” que un adversario extranjero se encontrara tras el fenómeno.

Rusia se defiende

Edgreen dijo a CBS que, en la investigación, el criterio para validar las pruebas fue muy estricto porque el gobierno no quiere aceptar realidades como la posible omisión en su deber de proteger a los estadounidenses. «Desafortunadamente, no puedo dar los detalles, debido a la clasificación», añadió. «Pero sí puedo decirle que desde muy temprano (en la investigación) yo empecé a enfocarme en Moscú».

The Insider, por su parte, publicó el testimonio de Mar Polymeropoulos, identificado como exoficial de operaciones en la Agencia Central de Inteligencia (CIA), con asignaciones en sitios como Bagdad y Kabul, y que sufrió los síntomas relacionados con el «síndrome de La Habana” tras viajar a Moscú en 2017. Además, 60 Minutes indicó que cuando el presidente Joe Biden asistió a una cumbre de la OTAN en Lituania, un funcionario de alta jerarquía en el Pentágono se enfermó.

Edgreen señaló que, en su opinión, «eso indica que no hay barreras a lo que Moscú hará, o a quién atacará y que, si no encaramos esto de frente, el problema empeorará». Por lo anterior, y tras cotejar la evidencia que obtuvieron, los medios implicados en la investigación aseguraron que «hay pruebas que sugieren” que el síndrome es causado por el «uso de armas de energía dirigida blandidas por miembros de la unidad 29155» de la inteligencia rusa.

Moscú aseguró este lunes (01.04.2024) que las conclusiones del informe son «infundadas». «Hace ya muchos años que se habla de este tema en la prensa. Y desde el principio la mayoría de las veces se vincula a la parte rusa», dijo el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, en rueda de prensa. «Pero nadie ha publicado ninguna prueba convincente, así que todo esto no es más que una acusación infundada y sin base», agregó.

Proporcionado por larazon.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages