Los funcionarios desbloquean las cárceles tras mantener a 1.200 presos confinados por las protestas

La consellera Ubasart pide abrir negociación sindical y ofrece la contratación de 800 funcionarios

Un total de 1.200 presos se han encontrado confinados en sus celdas de tres cárceles catalanas a lo largo de la jornada del sábado, las que aún mantenía el bloqueo por las protestas de los funcionarios de prisión desde el asesinato, el pasado jueves, de la cocinera de Mas d’Enric. A última hora del sábado, los funcionarios tanto la prisión de mujeres de Wad-Ras como la de Quatre Camins han decidido levantar el bloqueo como «gesto de buena voluntad» y permitirán que el domingo se recupere la normalidad en la prisión, y con ello las visitas familiares a los presos, según han explicado fuentes de los trabajadores, que remarcan que se trata de un gesto de buena voluntad y, recuerdan, que la reivindicación no es contra los internos. Aun así, los funcionarios avisan que el lunes volverán con las protestas.

A pesar del desbloqueo de los tres centros penitenciarios, los funcionarios siguen pidiendo la dimisión de la consejera de Justicia, Gemma Ubasart, después del asesinato de una cocinera de la prisión Mas de Enric.

De esta forma, las visitas de familiares se podrán llevar a cabo este domingo, y los internos podrán salir de las celdas. Este sábado, los presos han estado aislados durante todo el día, puesto que a primera hora ha empezado el bloqueo con neumáticos y ramas quemando en la entrada del centro, que comparte acceso con la prisión de Joves.

La consellera Gemma Ubasart, en una comparecencia a los medios este sábado de urgencia, pidió a los sindicatos que se sentasen a negociar con la conselleria para «reconduir» el conflicto. La consellera, y el secrerario del Departament de Justícia habían advertido a los protestantes la «peligrosidad» y el «riesgo elevado» que provoca «alterar la convivencia» en el sistema penitenciaro.

Los funcionarios de prisiones mantenían las protestas en tres centros penitenciarios catalanes desde el pasado jueves. El que más preocupaba a la conselleria era la de la prisión de mujeres de Wad-Ras, en Barcelona, donde un centenar de internas ya superaban las 48 horas de encierro en sus celdas. Pese al desbloqueo de Wad-Ras, los funcionarios siguen pidiendo la dimisión de la consejera de Justicia.

En Quatre Camins (Granollers), la falta de personal tampoco permitía mantener la vida ordinaria ni las tan ansiadas comunicaciones de los fines de semana. Y en la cárcel de Jóvenes, adyacente a Quatre Camins, dos de los cuatro módulos tampoco han podido hacer salir a los internos de sus celdas porque no se podía mantener la normalidad del centro ante la falta de personal. Los presos que hasta el final del sábado estaban confinados y no podían interactuar con sus familiares, eran el 15% del total de reclusos en Catalunya.

Proporcionado por elperiodico.com – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages