La RFEF aparta de la dirección deportiva a Albert Luque tras la petición de cárcel por parte de la Fiscalía

La federación tomó la decisión esta miércoles después de que el Ministerio Público acusara al director deportivo a año y medio de prisión por las coacciones a Jenni Hermoso

La Real Federación Española de Fútbol decidió este miércoles apartar de la dirección deportiva a Albert Luque después de la petición de un año y medio de cárcel por coacciones a la jugadora Jenni Hermoso por parte de la Fiscalía. A esta suspensión, se le suma la de Rubén Rivera, director de Márketing de la RFEF.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional declaró dos años y medio de cárcel a Luis Rubiales por el beso a Jenni Hermoso en la final del Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023, además de las coacciones posteriores a la jugadora, en las que también se vieron involucrados Luque y Rivera. La Fiscalía solicitó que, de forma “conjunta y solidaria”, Rubiales, Luque, Rivera y tambiénJorge Vilda-ex seleccionador femenino-  abonen 50.000 euros a la futbolista. Ante estas acusaciones, Pedro Rocha, presidente de la RFEF tras la destitución de Rubiales, ha decidido apartar a ambos de sus puestos.

Las acusaciones a Luque recaen sobre la utilización de una amiga en común para hablarle del futuro de la jugadora y de un puesto laboral en la Federación, mientras que a Rivera se le acusa de presionar a Jenni, así como de un posible vídeo en el que exculpa a Rubiales. Ambas personalidades llegaron a la Federación con el mandato de Rubiales, por lo que la Fiscalía los considera hombres de su confianza.

“Los acusados Jorge Vilda, Rubén Rivera y Albert Luque eran personas de confianza del acusado Luis Rubiales. Accedieron a sus cargos bajo su mandato como presidente de la Real Federación Española de Fútbol, dependiendo, por tanto, su privilegiada situación en la RFEF de la suerte que corriera la de su presidente”, dice el escrito de la acusación de la Fiscalía.

La RFEF se desentiende de las actuaciones de su expresidente

Esta decisión se enmarca dentro del comunicado de la Federación a primera hora de la tarde en la que aseguraba encargar una auditoría forense para depurar “todas las responsabilidades que puedan derivarse ante conductas y decisiones irregulares”. “La Real Federación Española de Fútbol elevará a la Comisión gestora la puesta en marcha de una auditoría forense sobre cualquier tipo de contrato que pueda estar bajo sospecha por la actuación de su expresidente, Luis Rubiales”, continúa el escrito.

Con este comunicado, “la RFEF se desvincula de la actuación de su expresidente y todos aquellos que pudieran estar involucrados y recuerda que esta institución está muy por encima de sus dirigentes”. La Federación, personada en la causa, pedirá responsabilidades “a los encargados de enviar la documentación requerida por los juzgados”. “No debe quedar unida a las conductas particulares, en especial las de aquellos que, siempre presuntamente, han tenido conductas execrables, cuando no ilegales”, refiere la Federación ante todo el revuelo causado tras el ‘caso Rubiales’.

Proporcionado por infobae.com – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages