El estafador de ricos que fue detenido tras años timando a negocios de lujo

Darwin Grover fue arrestado el pasado lunes en un hotel de Lugo en el que llevaba tres noches sin pagar. Ha cometido estafas a lo largo y ancho del país

Sus víctimas siempre eran negocios de alto standing o personas de clase alta a las que enredaba con perfiles inventados

Se lo conoce como «el estafador de los ricos» y su currículum lo avala. Darwin Grover, peruano de 28 años detenido este lunes en Lugo, había logrado diseñar y pulir un modus operandi propio para vivir estafando sin levantar sospechas entre sus víctimas. Siempre seleccionaba, según ha quedado al descubierto, negocios de alto standing y personas de un elevado nivel adquisitivo a las que era capaz de enredar con sus múltiples personalidades. El último golpe lo dio en un hotel de Outeiro de Rei (Lugo) donde llevaba días alojado sin haber desembolsado nada. Lo único que había hecho era una falsa transferencia a nombre de su padre con la que ganaba tiempo hasta que, una vez ya fuera del alojamiento, los dueños se percataban de la estafa. En este caso se hizo pasar por directivo de una factoría canadiense y dejó a deber una factura de mil euros, pero la lista de tropelías es bastante más larga.

Los agentes de la Policía Nacional que lo detuvieron el pasado lunes en este municipio lucense sabían de su historial y les constaba que tenía encima más de una quincena de causas por otros delitos cometidos a lo ancho y largo del territorio español. Desde Ávila a Salamanca pasando por Madrid, Barcelona o Sevilla, ningún entorno se le resistía. Se valía de identidades falsas e inventadas para saltar de ciudad en ciudad y escapar de las acusaciones que ahora, ya capturado, penden sobre él. Se calcula que Grover ha podido defraudar más de medio millón de euros en discotecas de lujo, empresas de alquiler de coches, alojamientos varios y familias de clase alta. Para unos era el hijo de un rico empresario, para otros el heredero de una suculenta herencia, para otros empleado de una multinacional canadiense… poses que le permitían adentrarse en ambientes exclusivos en los que se movía a su antojo.

Pese a llevar años buscado por la Justicia, los delitos que se le achacan no son de entidad, por lo que el hombre, que pasó a disposición judicial este jueves, fue puesto en libertad, investigado por un delito de estafa. Si bien este supuesto no acarrea pena de cárcel, en el caso de este detenido, esta última causa se sumaría a las otras múltiples que tiene abiertas, por el mismo motivo, en diferentes puntos de España. Se lo acusa de estafa, hurto, apropiación indebida y falsedad documental, delitos por los que ya ha sido detenido en una docena de ocasiones.

La compra de productos tecnológicos top, la estancia en hoteles de lujo, el uso de vehículos exclusivos o los gastos en los locales de moda de las principales ciudades son algunos de los hitos de este estafador de ricos al que no se le conoce ningún empleo desde que hace unos años se mudó a España. Pese a su juventud, su capacidad para timar, asegura la investigación, era absoluta. También para justificarse. Según informa La Voz de Galicia, argumentó ante los agentes que lo detuvieron que tenía intención de devolver cada euro estafado y que lo hacía porque padece una «mitomanía» que lo lleva a inventarse vidas falsas.

Proporcionado por abc.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages