Estos son los platos perdidos de la gastronomía española

La literatura española está plagada de alusiones a la alimentación, como si el primer pensamiento cotidiano de sus protagonistas fuera qué comer cada jornada. Encontramos infinidad de platos perdidos, y muchos otros vivos aún que provienen de diferentes épocas, como el Siglo de Oro. 

Además de las espléndidas ollas podridas españolas, tenemos a innumerables pícaros y truhanes, entre los que se encontraba el pobre Lazarillo de Tormes ávido de unas migas de cualquier cosa… y mucho antes Columela, y después los Kitabs andalusíes con sus espléndidas recetas al estilo oriental.

Fascina el poema a la berenjena de Baltasar del Alcázar, los palominos y los duelos y quebrantos del Quijote, o las descripciones de canastillos repletos de frutas de Lope de Vega. Los paseos de la vaquera de la Finojosa del Marqués de Santillana y la muy lujuriosa y golosa Celestina, que son algunas de las obras tradicionales que siguen abriendo el apetito.

Todas ellas son un canto a la comida, casi cualquier cosa parece alegrar el espíritu y aliviar el hambre. Pronto llegarán los alegres días del Carnaval, previos a la Cuaresma y la Semana Santa, con sus comidas llenas de intención. Intención, precisamente es lo que había detrás de una de las obras más importantes de la literatura española

Proporcionado por eldebate.com – La noticia completa aquí
AndreaB. – Asistente Web Digital

Suscríbete a nuestro diario Cooperando