Un multimillonario quiere construir un Titanic II

Durante más de una década, el multimillonario australiano Clive Palmer ha sido el impulsor de los planes para construir el Titanic II, una réplica del desafortunado barco que se hundió en 1912 con más de 2.200 personas a bordo.

Solo unas 700 personas sobrevivieron en lo que pasó a la historia como el viaje más catastrófico del mundo y el disparador de una idea para un multimillonario interesado en los cruceros y con dinero para gastar.

Palmer lanzó por primera vez los planes para el Titanic II en 2012, y de nuevo en 2018.

Seis años después, lo volvió a hacer, anunciando el relanzamiento del proyecto este miércoles durante una rueda de prensa en la Ópera de Sídney con el famoso puerto de la ciudad como telón de fondo.

«Es mucho más divertido hacer el Titanic que sentarme en casa y contar mi dinero», declaró Palmer a los medios de comunicación locales con la franqueza de quien gana casi US$ 500 millones al año en regalías mineras.

Para Palmer la cuestión no es cómo ganar dinero, sino dónde gastarlo.

Cuando hace más de una década planteó por primera vez su sueño de construir una versión del Titanic, la opinión popular fue que era lo bastante rico y excéntrico como para hacerlo.Pero llegaron los vientos en contra de la pandemia y el multimillonario proyecto quedó en suspenso mientras los puertos cerraban y los pasajeros reevaluaban su apetito por el riesgo de ser puestos en cuarentena en el mar.

Palmer, presidente de la compañía Blue Star Line, responsable del proyecto del Titanic, también tenía otros asuntos en su agenda.

En los últimos años ha emprendido múltiples acciones judiciales contra gobiernos estatales y federales.

Se enfrentó al Gobierno del estado de Australia Occidental por su decisión de cerrar sus fronteras durante la pandemia. Otra de sus derrotas en el Tribunal Supremo ocurrió cuando reclamó miles de millones de dólares por daños y perjuicios al mismo Gobierno estatal por su decisión de bloquearle el acceso a una indemnización por un proyecto de mineral de hierro.

Ahora está llevando ese caso a un tribunal internacional, buscando casi US$ 200.000 millones en daños del Gobierno federal.

Luego estuvieron sus candidaturas a un cargo político como fundador del Partido Australia Unida, registrado en 2018, cuyas políticas incluían una Carta Australiana de Derechos y la prohibición de los confinamientos por covid-19 y los mandatos de vacunación.

Fue famoso por gastar millones de dólares en publicidad por muy poco retorno electoral, y el partido fue dado de baja en 2022.

Ahora que la pandemia ha pasado y los cruceros están nuevamente en el mar, Palmer dijo que es el momento adecuado para revivir su sueño del Titanic.

«Estamos muy contentos de anunciar que, tras retrasos imprevistos a nivel mundial, hemos vuelto a contactar con socios para dar vida al sueño del Titanic ll. Que comience el viaje», declaró Palmer en un comunicado de prensa.

Proporcionado por cnnespanol.cnn.com – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages