Sánchez asegura acuerdo con separatistas catalanes, generando controversia en España

El primer ministro en funciones, Pedro Sánchez, enfrenta críticas por un acuerdo de amnistía que podría prolongar su mandato

El primer ministro en funciones de España, Pedro Sánchez, ha alcanzado un controvertido acuerdo de amnistía con un partido separatista catalán, acercándolo a cuatro años adicionales en el cargo. Inmediatamente, fue condenado por opositores conservadores por llevar a España hacia una «humillación».

A pesar de que el Partido Popular conservador ganó las elecciones de julio, no logró formar una mayoría. El acuerdo de amnistía proporcionaría a los socialistas los votos necesarios.

Sin embargo, protestas de la derecha han estallado en las calles de Madrid y otras ciudades en los últimos días, indignados por la perspectiva de una ley que otorgaría amnistía a cientos de políticos y activistas catalanes «directa o indirectamente» relacionados con el intento fallido de secesión de España en 2017.

Figuras del Partido Popular (PP) acusan al primer ministro en funciones de dar «un cheque en blanco al movimiento independentista». Isabel Díaz Ayuso, líder regional de Madrid, afirmó que los socialistas están «vendiendo una nación con siglos de historia» al atacar el estado de derecho en España. Asociaciones de jueces y fiscales también expresaron «profunda preocupación» sobre el acuerdo.

En medio de la atmósfera tensa, Alejo Vidal-Quadras, exlíder del PP en Cataluña y fundador del partido de extrema derecha Vox, fue baleado en la cabeza y herido en Madrid. Aunque había condenado previamente el «pacto infame», informes sugieren que el ataque podría estar vinculado a su trabajo defendiendo a la oposición exiliada de Irán.

Antes del acuerdo del jueves, Pedro Sánchez ya había sellado un trato con un partido independentista. La Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) está en el poder en la región noreste de España. Luego, sus negociadores lograron un acuerdo con el más radical Juntos por Cataluña (JxCat), liderado por Carles Puigdemont, quien encabezó el voto de independencia y huyó a Bruselas para evitar ser encarcelado.

ERC y JxCat tienen siete escaños cada uno en el parlamento de 350 asientos. Aunque Puigdemont se exilió en 2017, otros nueve líderes catalanes fueron encarcelados por sedición antes de ser indultados por Sánchez en 2021. La sedición ya no está en el código penal, pero Puigdemont aún enfrenta acusaciones de desobediencia y malversación de fondos públicos.

El acuerdo de amnistía, que abarca desde el inicio del impulso catalán por la independencia en 2012 hasta 2023, pero no menciona a individuos específicos, propone un «referéndum de autodeterminación sobre el futuro político de Cataluña» dentro de los términos de la constitución española. El partido socialista, por su parte, defiende el «amplio desarrollo» de la autonomía catalana por medios judiciales.

Puigdemont dijo que el acuerdo representa un paso hacia la resolución del «conflicto histórico entre Cataluña y España». Santos Cerdán, negociador del partido socialista, dijo que brinda una oportunidad histórica para abordar lo que «solo puede y debe tratarse políticamente».

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, habló de un día que quedará «en la oscura historia de nuestro país», pidiendo más protestas y acusando al primer ministro en funciones de formar una alianza por conveniencia personal y de rendirse completamente al «chantaje del movimiento independentista». La colega del partido, Isabel Díaz Ayuso, dijo en la televisión española que los socialistas habían traicionado todos sus principios, acusando al primer ministro en funciones de decidir quedarse en el cargo a pesar de perder las elecciones, y afirmó que su partido era culpable de introducir «una dictadura por la puerta trasera».

Cuatro grupos judiciales firmaron un comunicado conjunto oponiéndose a las afirmaciones del acuerdo sobre «lawfare» (guerra jurídica) librada contra activistas independentistas. Advertieron contra la interferencia en la independencia del poder judicial y dijeron que las expresiones que reflejan «desconfianza» son inaceptables.

La polémica ley de amnistía se presentará ante el parlamento en los próximos días y, suponiendo que sea aprobada, el siguiente paso será un debate de investidura y una votación alrededor del próximo jueves. La Comisión Europea ha solicitado información al gobierno interino de España sobre la ley propuesta, respondiendo a las preocupaciones planteadas por ciudadanos y partes interesadas sobre la amnistía propuesta.

Proporcionado por madridnews.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages