La Guardia Civil incauta casi 1.200 kilos de hachís ocultos en la refrigeración de un camión

Tras la inspección del vehículo, se constató que no había motor de refrigeración y, en su lugar, se encontraba la droga.

Exactamente 1.156,5 kilos de hachís. Esta es la cantidad de droga que la Guardia Civil ha interceptado escondida en el sistema de refrigeración de un camión que transportaba fruta en ruta internacional.

Fue el pasado lunes 26 de febrero en un polígono industrial de La Muela, en Zaragoza. Ahí, la Guardia Civil había montado un punto de verificación.

En acercarse a él, el conductor de un camión, un varón de unos 40 años, realizó una maniobra sospechosa con intención de evadir el control, lo que hizo reaccionar rápidamente a los agentes.

El hombre fue detenido inmediatamente y, posteriormente, fue acusado como presunto autor de tráfico de drogas. Una vez identificado, se encontró que este hombre contaba con antecedentes penales relacionados con delitos contra la salud púbica y, además, le constaba una prohibición de salida del territorio nacional.

El vehículo fue inspeccionado con la ayuda de un perro especializado en la detección de estupefacientes, que señaló un área específica del camión a la altura de la finalización del semirremolque y la cabina tractora.

Por eso y debido a la gran carga de palets con productos alimentarios que se hallaban en el camión, el vehículo fue trasladado a una instalación cercana para poder extraer la mercancía y someterlo a un examen más exhaustivo.

Una vez descargados todos los palets con la ayuda de un toro mecánico, el perro volvió a señalar el mismo lugar que marcó en la primera inspección. Allí, se descubrió un compartimento oculto donde debería ubicarse el sistema de refrigeración, pero en su lugar, se hallaron 224 tabletas de hachís envueltas en bolsas herméticas, todas ellas impregnadas con algún tipo de líquido, probablemente para intentar evitar la detección olfativa de los estupefacientes por parte de los perros de búsqueda.

Tras la extracción y pesaje de las tabletas de hachís, que sobrepasaban la tonelada, alcanzando casi los 1.200 kilos, se procedió a la detención del conductor con su posterior acusación por tráfico de drogas.

Proporcionado por infobae.com – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages