Donald Tusk asegura que Europa está en una época de «preguerra, suena devastador, pero no exagero»

El primer ministro de Polonia ha comentado que Europa «no vivía una situación así desde 1945

El primer ministro de Polonia, Donald Tusk, ha asegurado que la invasión rusa de Ucrania ha supuesto la entrada en «una nueva era bélica en Europa» y ha hecho hincapié en la necesidad de una defensa conjunta de las fronteras de la Unión Europea.

En una entrevista en Varsovia publicada por la alianza de medios europeos Lena, que integran entre otros el diario español El País, Tusk insta a cumplir el compromiso en la OTAN de dedicar el 2% del producto interior bruto de cada país miembro a defensa y aboga por intensificar la ayuda a Ucrania.

«Sé que suena devastador, especialmente para las nuevas generaciones, pero tenemos que acostumbrarnos al hecho de que ha comenzado una nueva era: la era prebélica», ha expresado Tusk. «No exagero. Esto está cada día más claro», ha apostillado en declaraciones al diario alemán Die Welt.

El mandatario polaco ha aseverado que su objetivo con estas palabras no es «asustar a nadie», pero ha advertido de que «la guerra ya no es un concepto del pasado», sino que «es real y empezó hace más de dos años».

A este respecto, Tusk ha evidenciado su preocupación dado que en Europa «no se ha visto una situación así desde 1945», año en que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin.

No obstante, se ha mostrado optimista ante lo que ha descrito como «una revolución en la mentalidad europea», que ha llevado entre otras cosas a un escenario en el que «ya nadie cuestionaba la necesidad de una defensa común».

«La Unión Europea en su conjunto, como organización poderosa, debe estar mentalizada para luchar por la seguridad de nuestras fronteras y nuestro territorio», ha sentenciado Tusk a este respecto, abogando por una protección más coherente de las fronteras exteriores de la UE ante la instrumentalización de los migrantes por parte de Rusia.

«En el último Consejo Europeo mantuve una interesante discusión con el presidente español, Pedro Sánchez. Nos pidió que dejáramos de utilizar la palabra guerra en las declaraciones. Argumentó que la gente no quiere sentirse amenazada de esta manera, que en España suena abstracto. Le respondí que en mi parte de Europa la guerra ya no es una abstracción y que nuestro deber no es discutir, sino actuar y prepararnos para defendernos», añade.

Ucrania, una guerra a largo plazo

A su juicio, la «principal tarea debe ser proteger a Ucrania de la invasión rusa y mantener el país como un Estado independiente» y «puede que haya que pensar en la guerra de Ucrania a largo plazo».

«Queremos ayudar a Ucrania en todo lo que podamos. Pero en el último Consejo Europeo defendí que hay que remodelar la idea del libre comercio con Ucrania. Creo que convencí a Francia, Italia y Austria. Quiero un acuerdo justo con Ucrania al respecto, quiero encontrar un denominador común para los intereses de Ucrania, Polonia y toda la UE», agrega tras las protestas de agricultores en su país por la entrada de cereal ucraniano más barato.

«Tanto si Joe Biden como Donald Trump ganan las próximas elecciones, es Europa la que tiene que hacer más en materia de defensa. No para conseguir autonomía militar frente a Estados Unidos, ni para crear estructuras paralelas frente a la OTAN, sino para aprovechar mejor nuestro potencial», argumenta.

«Seremos un socio más atractivo para Estados Unidos si somos más autosuficientes en materia de defensa«, apunta.

En su opinión, «tenemos que gastar todo lo que podamos para comprar equipos y municiones para Ucrania, porque estamos viviendo el momento más crítico desde el final de la II Guerra Mundial. Si Ucrania pierde, nadie en Europa podrá sentirse seguro».

Sobre migración, considera que el pacto europeo en esta materia «no es una buena respuesta».

«Hay que corregir el derecho internacional en esta cuestión, aunque sé que hoy es casi imposible, pero la legislación actual se introdujo en una época completamente distinta. Ni siquiera me refiero al hecho de que la ONU estime que 100 millones de personas de Asia y África están dispuestas a emigrar a Europa, sino al hecho de que los regímenes autoritarios utilicen instrumentalmente a estas personas, ya de por sí desfavorecidas, como parte de una guerra híbrida», observa.

Proporcionado por 20minutos.es – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages