La antigua ciudad española de EE.UU. donde los negros fueron libres 200 años antes de la abolición

La ciudad de St Agustine (San Agustín, en español) es considerada como el asentamiento urbano más antiguo de EE.UU.

En octubre de 1687, una canoa llegó a las costas de San Agustín (St. Agustine hoy), entonces un asentamiento en la Florida española y hoy la ciudad continuamente habitada más antigua en los Estados Unidos continentales.

En la canoa viajaban ocho hombres y dos mujeres, una de las cuales llevaba a un niño pequeño en brazos. Los viajeros eran negros fugitivos que habían escapado de la esclavitud en la que vivían en una plantación propiedad de británicos en las Carolinas, al norte.

Tras desembarcar, se dirigieron al centro de la ciudad en busca de libertad.

«Fueron a presentarse ante el gobernador de San Agustín», dijo Jane Landers, profesora de historia en la Universidad de Vanderbilt y directora del Archivo Digital de Sociedades de Esclavos, que documenta la historia de los africanos esclavizados y sus descendientes.

El grupo de viajeros había oído que este asentamiento español era un santuario religioso y ofrecía libertad a cualquier persona previamente esclavizada que quisiera convertirse al catolicismo. Pronto, otros negros esclavizados de las entonces colonias británicas de Georgia y de las Carolinas, en el norte, comenzaron a escapar hacia el sur, hacia St. Agustine.

Peligros por mar y tierra

El viaje hacia la libertad podía durar una semana o más y era peligroso.

Los fugitivos navegaban por pantanos y aguas costeras llenas de peligros. En el desierto los aguardaban caimanes, panteras y serpientes venenosas. En las ciudades y pueblos, los cazadores de esclavos merodeaban por las calles.

El sol era implacable, al igual que los mosquitos, y muchas veces era difícil encontrar comida y agua. Aún así, para muchos, la promesa de libertad valía el riesgo. A veces, los nativos americanos locales Yamassee que vivían en Georgia y las Carolinas ayudaron a los fugitivos, esencialmente creando un antecedente del «ferrocarril subterráneo» (la red clandestina que organizada en el siglo XIX para ayudar a escapar esclavos de las plantacones del sur) que corría hacia el sur en lugar de hacia el norte.

Estos 10 viajeros originales en canoa fueron los primeros solicitantes de asilo religioso documentados en St. Agustine y, sin que ellos lo supieran en ese momento, sentaron las bases de una sociedad más justa e igualitaria.

Durante los siguientes 76 años, una pequeña comunidad de afroamericanos anteriormente esclavizados vivió en St. Agustine como gente libre, transformándola en una ciudad dramáticamente diferente a cualquier otro lugar del sur de EE.UU.

Proporcionado por bbc.com – La noticia completa aquí
Carmen Moreno. – Asistente Web Digital

Languages